Los cuentos infantiles son una herramienta para que los niños y niñas se diviertan y reflexionen junto con los adultos

Con la vuelta al cole de septiembre llega la compra del material escolar. Más allá de los libros de texto, se plantean las lecturas que acompañarán a los pequeños de casa durante el curso. A la hora de escoger qué es más apropiado para leer, ¿por qué no apostar por aquellos que trabajen los valores en el deporte?

Compañerismo, respeto, trabajo en equipo… Son valores que GestNowPlayers siempre ha querido fomentar más allá de la mera práctica deportiva. Estos pueden transmitirse también a través de cuentos que aproximan historias con mensajes dirigidos hacia esta dirección. De este modo, los niños y niñas se divierten, a la vez que descubren y aprenden valores.

Estas lecturas pueden hacerse también en un entorno familiar creando un espacio de reunión y aportando a los padres y madres un instrumento para la promoción de los valores en la práctica deportiva. Con este objetivo, la Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos ha publicado una recopilación de cuatro cuentos dirigidos a niños de entre 6 y 12 años que, además, plantea una serie de preguntas para que los progenitores las formulen a los pequeños y estos puedan reflexionar.

4 historias, muchos valores

Las saltacombas 

Autor: Esperanza Fabregat

Este cuento ayuda a los pequeños a reflexionar en torno a la cooperación en el deporte para conseguir un objetivo, más allá del resultado.

Las protagonistas, Marta y Julia, son dos niñas que disfrutaban de saltar juntas a la comba, sujetando cada una del extremo de una cuerda. Se convoca un concurso de salto, con premios a la resistencia y a la originalidad, donde Marta y Julia acaban participando juntas y ganando a la originalidad. No obstante, el camino no es fácil, pues Julia, presionada por su padre, quería competir sola y ganar por resistencia.

Shadowball

Autor: Chema Gómez de Lora

Con Shadowball se ponen en relieve los valores de la integración y la igualdad de oportunidades, demostrando que la práctica deportiva debe dar respuesta a todos.

El equipo de “Los pistachos”, formado por cinco niños con discapacidad, eran famosos por no haber ganado un solo partido en ninguno de los deportes. No es que eso les importase demasiado pero si querían ir a una fiesta debían no perder un partido. Es por ello que se ingenian un nuevo deporte alternativo, el “shadowball”, con el que pueden desarrollar mejor sus competencias y conseguir un empate frente al mejor equipo.

Un bicho raro

Autor: Clara Redondo

La historia pone sobre la mesa la discriminación a los compañeros, tratando en este caso la de género, y como recapacitar sobre comportamientos del pasado.

Guillermo se va a vivir a un país lejano. Es muy bueno jugando al fútbol y decide apuntarse al equipo del colegio, donde todos sus jugadores son chicas muy buenas que se ríen de él. Esto le recuerda una situación parecida en su antiguo colegio, pero con una niña que se apuntó a fútbol y los niños no la trataron bien. Guillermo decide no dejar el equipo, consigue adaptarse a la perfección, y escribe a la niña de su antiguo colegio disculpándose y animándola a que vuelva a jugar.

Soy un niño

Autor: Raquel Míguez

El cuento muestra las consecuencias de ser distinto por venir de otra cultura y de como de absurdo es ese rechazo y la gran riqueza que esconde lo diferente.

Neo puede hacerse un ovillo e ir de aquí para allá rodando. Al marcharse a vivir a otra ciudad se apunta a básquet, su deporte favorito. En un partido, Neo se hace ovillo y consigue el triunfo para su equipo. Muchos padres y compañeros quedan desconcertados al ver lo que es capaz de hacer y se reúnen con su familia. Finalmente, todos entienden que en realidad Neo es un niño más con una extraordinaria habilidad y tiran atrás sus miedos.