Realizar actividades deportivas conjuntas genera hábitos muy saludables tanto para los progenitores como para los pequeños

deporte en familia
 
Aprovechar el tiempo libre con la familia compartiendo una actividad deportiva es una de las mejores maneras para disfrutar del ocio con los hijos e hijas. Así, más allá de los beneficios físicos, a través del deporte en familia “generamos unos hábitos muy saludables para todos los miembros que la forman” explica el psicólogo deportivo de Futsal Mataró, Álvaro González.

De la misma manera que en cualquier equipo se genera la ‘cohesión de grupo’, el deporte en familia crea un espacio para favorecer los lazos entre sus miembros. “A menudo el día a día, las obligaciones con los estudios, actividades extraescolares… dejan de lado la relación entre los progenitores y sus hijos e hijas”, indica la pedagoga y coach, María Jesús Rubio. Por eso, “al practicar actividades deportivas en familia se genera un espacio muy adecuado para favorecer esos momentos de ocio que no dan tiempo a tener a diario”.  En este sentido, Rubio añade que el deporte en familia ”da lugar a un mayor conocimiento mutuo, a un crecimiento en la seguridad, autoestima y confianza de los niños y niñas. Es una manera de hacer creer a todos los miembros que son capaces de cumplir los objetivos que se vayan marcando”.
 
Y si de sobras es conocido que los pequeños de casa imitan a los mayores, en el deporte no hay excepción. “Los padres y madres son ejemplo cada día de los hijos e hijas, por lo que cualquier acción, palabra o gesto de los adultos tiene repercusión. En los primeros años de vida, es importante como los padres y madres cuidan este aspecto ya que los niños y niñas son esponjas y absorben todo lo de su alrededor” explica la pedagoga y coach. Es lo que, según Álvaro González, en “psicología se llama ‘modelado’ aprendizaje por imitación. Esto se refiere a que una de las mejores maneras de conocimiento se da con ejemplos, de ahí la importancia de mostrar como practicamos buenos hábitos”.
  
La actividad deportiva lleva asociada multitud de valores, y si hablamos de su realización en familia se le suman más. El psicólogo deportivo destaca algunos como “la cohesión, la autodisciplina y el autocontrol enfocado hacia el desarrollo de los buenos hábitos deportivos y de salud”. Además, María Jesús Rubio destaca que “es importante que sea un espacio donde se aproveche para continuar con esa enseñanza o educación de valores tanto deportivos como de la vida futura de los menores”.

Actividades deportivas para realizarlas en familia

El deporte hace que nos sintamos bien y ello conlleva tener un estado de ánimo más positivo y receptivo. Existe un sinfín de actividades para generar un acercamiento entre los miembros de una familia, y que los padres y madres sean ejemplo también a la hora de realizar un deporte. Ya sea en la piscina, en una tarde de senderismo o en bicicleta, “si acostumbramos a nuestros hijos e hijas a realizar actividades deportivas conjuntas, favoreceremos su interés y la interiorización del deporte como una rutina más en su vida”, puntualiza Rubio.

Algunas de las actividades familiares que se pueden realizar dando de la mano al deporte:
 

1.- El mundo sobre ruedas: bici y patines

Pasar un día dando un paseo en bicicleta o con patines es de las mejores actividades para realizarlas en familia disfrutando del entorno. No solo es importante por las ventajas físicas que pueden acarrear estos deportes, como mejorar la resistencia aeróbica o tonificar de músculos, sino porque es un deporte fácil de practicar en familia al haber patines y bicicletas para todas las edades. Además, tampoco hay que olvidar las ventajas de promover a edades tempranas la cultura de respeto del medioambiente.
Y si cada miembro de la familia prefiere un transporte, ¡a combinarlos! Seguro que entre todos se pueden innovar juegos con bici y patines para pasarlo en grande.
 

2.- Natación

Si hay un deporte que puede aprenderse desde los primeros meses de edad, es la natación. Para la infancia, es un deporte excepcional en el que se trabajan todos los músculos mejorando la coordinación y los sistemas circulatorios y respiratorios.
Darse un chapuzón en la piscina o en el mar es una oportunidad única para disfrutar en familia de los beneficios de los deportes acuáticos. Desde ayudar a aprender o mejorar a nadar, a disfrutar del gran número de actividades que permite el medio acuático, como hacer carreras, atreverse con el snorkel o añadir algún elemento como una pelota, colchoneta o palas, y dar rienda suelta a la imaginación.

deporte en familia
 

3.- Caminar y correr

Ya sea salir a dar un paseo como apuntarse al tren del running, ambas actividades pueden practicarse con toda la familia y ofrecer una jornada de lo más divertida y saludable. Para amenizarlo todavía más, se pueden combinar rutas y entornos diferentes: desde un parque cerca de casa, hasta una ruta en plena naturaleza. Dependiendo de la edad de los pequeños se puede adaptar el nivel de dificultad del recorrido y la durada. Además, estas actividades no precisan de nada más que de un buen calzado. Lo importante es que este ejercicio en familia permite disfrutar del entorno y de los beneficios que este aporta a la salud.

deporte en familia
 

4.- La pelota, el gran aliado del juego

Acompañar las actividades de los hijos e hijas con un esférico abre el abanico de deportes en familia: futbol, baloncesto, tenis… Cualquier actividad deportiva que requiera pelota permite desde crear pequeños equipos a practicar juegos que no se necesiten muchos participantes.  Se pueden ir probando las diferentes disciplinas deportivas e ir adaptando según las que más gusten a toda la familia. Incluso, muchos de estos deportes son perfectos para realizarlos en plena naturaleza, en la playa… y completar un estupendo día de ocio y deporte.